LICATHOLIC.ORG | Your Source for Local & Global Catholic News 

Diocese of Rockville Centre

Home
Letter for Lent from Bishop William Murphy (español) Print E-mail

DRVC

 

 

CUARESMA 2016

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

 

 

 

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo:

El Santo Padre ha enviado a todos un Mensaje para esta Cuaresma del Año Jubilar de la Misericordia. Quiero llamar su atención e impulsarles a leerlo. Es hermoso, concreto y nos abre de forma rica e inspiradora para hacer esta Cuaresma un viaje profundo y maravilloso de fe mientras buscamos el amor misericordioso de Dios y lo recibimos durante los cuarenta días que caminamos juntos para celebrar el Sagrado Triduo de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor y Salvador.

En su carta, el Papa Francisco dice: ¡No desperdiciemos el tiempo de la Cuaresma! Él sigue llamando a María, el icono perfecto de la Iglesia que evangeliza y es evangelizada por el Espíritu Santo. Nosotros también, que conformamos la Iglesia, debemos imitar a María y abrirnos al Espíritu como ella hizo en la Anunciación. Conducidos por el Espíritu, esta Cuaresma podemos hacernos evangelizadores de la misericordia de Dios por medio de nuestras palabras y nuestras acciones.

El Papa Francisco nos encomienda “Las obras de la Misericordia”, Corporales y Espirituales, tan estimadas a los largos de los siglos. Él dice, la misericordia de Dios transforma nuestros corazones haciéndolos misericordiosos, inspirándonos amar al vecino. Tomar una al día y usarla para hacer un acto de caridad. Corporales: dar de comer al hambriento; dar de beber al sediento; vestir al desnudo; acoger al forastero; cuidar de los enfermos; visitar a los presos; sepultar a los muertos. Espirituales: convertir al pecador; instruir al ignorante; aconsejar al que duda; consolar al que sufre; soportar el mal con paciencia; perdonar las injurias; orar por los vivos y los muertos.

Para mí la parte más hermosa de su mensaje es cuando él habla del amor misericordioso de Dios por Su Pueblo Escogido y la fidelidad de Su amor como la promesa que, a pesar de todos los pecados del Pueblo de Dios, Él siempre será fiel, siempre perdona, y nunca dejará de amarnos. El Papa toma esto y nos invita a ver la compasión de Dios por nosotros Su pueblo como un modelo y una inspiración del matrimonio entre un hombre y una mujer y el amor que trae los niños al mundo a formar parte de una familia. El amor incesante, fiel de Dios (hebreo: hesed) culmina en la Encarnación de Su Hijo como el novio que hace todo para ganarse a Su novia, la Iglesia. ¡Él hasta muere por ella!

Y Él hace eso por nosotros ahora y siempre. Hagan de esta Cuaresma un tiempo en el cual se abran a ese amor. Experimenten ese amor por medio de la reconciliación y sanación del sacramento de la Penitencia; dejen que ese amor sane sus corazones y renueve su fe y su compromiso con su cónyuge, sus hijos, sus padres, todos los miembros de su familia, sus vecinos, sus amigos, con todos aquellos que ustedes puedan estar enajenados. Dios les ofrece ese amor. Ustedes que aceptan Su amor deben ser donantes de ese amor a los demás.

Que las palabras del Dios de amor y reconciliación habite en nuestros corazones esta Cuaresma de la Misericordia y que Dios bendiga nuestra Iglesia aquí en Long Island y nos haga instrumentos de Su amor misericordioso para con los demás.


Fielmente suyos en Cristo,



Obispo de Rockville Centre